Derechos de Autor de este Blogger

28 de junio de 2013

¡MOTIVATE...INNOVATE...INTUYE!



En el ámbito profesional, vivimos en un entorno duro y competitivo, en muchos casos bronco y desagradable.
Socialmente luchamos por elevar nuestra calidad de vida y por ofrecer a nuestro ámbito familiar y social un entorno de seguridad, realización y evolución. 

En nuestras empresas estamos en constante competición, no existe la relajación; directamente depende el futuro de las compañías y el de sus accionistas y trabajadores; indirectamente el futuro de nuestra sociedad y de su modelo de vida. 

Aunque muchos no quieran verlo, existe una relación directa entre el éxito empresarial y nuestra calidad y evolución social.

Los últimos meses estamos viviendo un duro aprendizaje: lo hecho en el pasado empresarialmente, no consolida socialmente. Todo aquello que hemos conseguido en el ámbito personal y colectivo lo podemos perder en el corto plazo si dejamos de ser competitivos y eficientes empresarialmente.

En paralelo, en nuestra vida personal, se ha asentado la búsqueda de la seguridad, la tranquilidad y la complacencia. Gran parte de las personas que en su trabajo son exigentes consigo mismas y con su entorno, en el ámbito personal y social pierden ese nivel de exigencia para promover un entorno de falsa seguridad y tranquilidad.

Es como si un premio del éxito

profesional o empresarial consistiese en relajar la exigencia en el entorno personal y familiar. Lentamente hemos contribuido a formar una sociedad que vive alejada de la exigencia de la vida real, asentada en una falsa sensación de bienestar y complacencia.
Los expertos en estos temas dicen que no hay peor situación para la auténtica seguridad que la de “falsa seguridad”. Eso es lo que hemos conseguido asentar en nuestra sociedad; las personas que se han instalado en la falsa seguridad han chocado bruscamente con la realidad de los últimos meses, han sido noqueados por la confrontación a lo real.
Para salir del estado de noqueo social en que nos encontramos es necesario replantearse algunas bases para volver a prestigiar la cultura del esfuerzo, los valores sociales y salir de la mediocridad que nos rodea.
Hoy hacer bien las cosas, hacerlas adecuadamente, ya no es suficiente.
Debemos hacerlas con eficiencia y excelencia, pero también con grandes dosis de motivación, innovación e intuición. Sólo mediante la combinación de ellas seremos capaces de destacar personal y colectivamente de la dinámica de “excelencia unificadora” que invade nuestra sociedad.

Un mal concepto de excelencia es lo que nos unifica y anula nuestra diferencia competitiva, impidiendo que aquello que no tenga tradición, volumen crítico e inercia social o empresarial triunfe, y se asiente.
Ante ello, se presentan tres estrategias o actitudes competitivas: la tradición hay que combatirla con motivación el volumen con innovación la inercia con intuición.
  • ·        Es la motivación por las cosas lo que hará que rompamos la opresión de la tradición. Sin motivación es difícil salir de los entornos de falsa seguridad. Un entorno seguro y tradicional, no otorga motivación.
  • ·        La innovación es como un aporte de energía “extra” que nos permite competir contra las ventajas competitivas de las economías de escala y del volumen. La innovación es un atajo frente a las grandes autopistas construidas con tiempo, inversión y tradición; es el David que lucha contra Goliat…y lo vence.
  • ·        La intuición es el gran antídoto a la inercia; al “siempre se ha hecho así”. Es la inercia social y empresarial lo que hace que no veamos las oportunidades que pasan frente a nosotros. La inercia es como la velocidad de lo cotidiano, aquello que no nos permite ver más allá de lo habitual; la inercia consume tiempo. La intuición es como un sentido que actúa frente a ella, nos enciende las alarmas y nos dice que hay otras formas de hacerlo. Pongamos en nuestras vidas unas dosis de motivación, innovación e intuición.

17 de junio de 2013

Contratos de Trabajo: Derechos y Obligaciones derivados


¿A qué me he comprometido una vez firmado el contrato de trabajo?
 Pero no sólo me voy a centrar en las obligaciones referentes al trabajador contratado, si no, también al empleador que proporciona ese contrato de trabajo. 

Derechos básicos del trabajador:

En este grupo de derechos inherentes a todo trabajador,  tenga empleo o no, destacan:
  • Derecho a trabajar y a la libre elección de su profesión u oficio
  • Derecho a la libre sindicación. Garantizando la posibilidad de fundación y afiliación a sindicatos por una parte y por otra la los derechos de los propios sindicatos a crear confederaciones y organizaciones sindicales internacionales, así como afiliarse a las mismas.
    • Este derecho puede ser limitado, sobre todo para los colectivos  militares
  • Derecho a la negociación colectiva tanto para representantes de los trabajadores como para el empresario.
    • Principal manifestación de esta negociación son los convenios sectoriales, colectivos y de empresas
  • Derecho a la huelga
  • Derecho de reunión y asociación
  • Derecho a la adopción de medidas de conflicto colectivo en defensa de los intereses de los trabajadores y empresarios

Derechos y Deberes Derivados del Contrato de Trabajo:

La firma del contrato de trabajo hace que surjan una serie de derechos y obligaciones para las dos partes de la relación laboral, es decir, derechos y obligaciones del trabajador, y de poderes y obligaciones del empresario. Pasamos a analizarlas separadamente.

Derechos de los Trabajadores:

  • Derecho a la ocupación efectiva que impone al empresario la obligación de procurar la ejecución del trabajo.
  • Derecho a la promoción y formación profesional en el trabajo, lo que deriva en el derecho de acceder a un trabajo más cualificado, mejor remunerado o con mejores expectativas en función de la experiencia y mérito profesional.
  • Derecho al ejercicio individual de las acciones derivadas del contrato de trabajo
  • Derecho a la ocupación efectiva del puesto para el que ha sido contratado.
  • Derecho a la integridad física y una correcta política de seguridad e higiene.
  • Derecho a no ser discriminado por razones de sexo, edad, estado civil, origen, condición social, religión, afiliación o no a un sindicato, etc.
  • Derecho a la puntual remuneración pactada o legalmente establecida, entregando el salario en la fecha y lugar convenidos.
  • Derecho a acudir a los tribunales en defensa de sus derechos e intereses.

Deberes de los Trabajadores:

  • Cumplir con las obligaciones que presenta su puesto de trabajo.
  • Observar las medidas de seguridad e higiene que se adopten, relacionados con la seguridad y salud en el trabajo y con las medidas de prevención de riesgos laborales que están basadas en las obligaciones de los trabajadores.
  • Cumplir las órdenes e instrucciones del empresario en el ejercicio regular de sus funciones directivas.
  • No concurrir con la actividad de la empresa. Aunque tratado en la ley de manera específica no es más que una concreción del deber general de buena fe, su finalidad es la evasión de un perjuicio en la persona del empleador.
  • Contribuir a la mejora de la productividad.

Obligaciones del empresario:

  • El trabajador: cuando la relación laboral sea de duración superior a cuatro semanas, el empresario deberá informar por escrito al trabajador sobre los elementos esenciales del contrato y principales condiciones de ejecución de la prestación laboral, siempre que tales elementos y condiciones no figuren en el contrato de trabajo formalizado por escrito.
  • Los representantes legales de los trabajadores: también deberá entregar a los representantes legales de los trabajadores una copia básica de los contratos formalizados por escrito.
  • El Servicio Público de Empleo: los empresarios están obligados a comunicar al Servicio Público de Empleo en el plazo de los 10 días hábiles a su concierto, y en los términos que reglamentariamente se determinen, el contenido de los contratos de trabajo que celebren o las prórrogas de los mismos, deban o no formalizarse por escrito.

Poderes del empresario:

  • Poder de organización y dirección: facultad que posee el empresario y que se basa en dar órdenes sobre la forma, el tiempo y el lugar de ejecución del trabajo. El empresario podrá adoptar las medidas que estime convenientes para controlar que el trabajador cumple con los deberes laborales.
  • Poder disciplinario y sancionador: el empresario podrá castigar al trabajador que incumpla sus deberes laborales. Las sanciones que se pueden imponer dependerándel tipo de infracción que se cometa y podrán ir desde una simple amonestación oralhasta el mismo despido como sanción mas grave.
xtraido de: www.abogadoencasa.com