Derechos de Autor de este Blogger

21 de agosto de 2012

REPROGRAMA TU SALÓN

 

Ya llevamos casi 12 años del nuevo siglo, del nuevo milenio, y pienso que es un buen momento para hacer una reflexión sobre la visión histórica que reportará a las próximas generaciones de profesionales.

Sobre todo porque a partir de septiembre tenemos que ponernos todos las pilas, empelados y empresarios, finalmente subirán el I.V.A.
Sien el salón, nuestro o de nuestro jefe, todos remamos en el mismo barco y hacia la misma dirección, si todos vemos el donut en vez del agujero, todo está ganado de antemano.
 
El siglo pasado, al margen de los acontecimientos históricos que en él han devenido, me atrevería a sintetizarlo en tres revoluciones espectaculares: la primera de las tres revoluciones, la tecnológica,  nos ha afectado en todos los aspectos de nuestra vida: la aparición de las primeras calculadoras; la televisión en blanco y negro y mas tarde en color, la informática, los cajeros automáticos, el dinero electrónico, Internet, móviles inmensos primero y mas tarde, pequeñísimos finísimos con cámara de fotos, radio, mp4; la realidad virtual, PDA, IPOD, Iphone, etc. Y lo que nos queda por ver.


La segunda, las comunicaciones, también la hemos “sufrido” en nuestras propias carnes. Primero se cambiaron las  mulas por los coches, que se popularizaron y hoy ya no sabemos que hacer con ellos. ¡Qué decir de la aviación comercial! ¿Quién no recuerda oír que tal o cual se había ido a hacer las Américas y era como decir “te veré en la otra vida”? Y hoy tenemos medios de transporte que en menos de un día dan la vuelta al mundo. Todo ello sin hablar de los trenes de alta velocidad o los viajes al espacio.

Pero, como supones, me gustaría concentra este escrito en otra revolución, mas reivindicativa, pero a diferencia de las otras, mas silenciosa y mas tenaz, que es la de la MUJER, de la que posiblemente solo nos hemos dado cuenta los profesionales de la peluquería, estética y moda.


La mujer ha cambiado; y con ella un pilar básico de la sociedad. La mujer de hoy es una “supermama”, a la que la sociedad y ella misma exige, pero sin perder los otros roles que ya poseía.

Hoy, la mujer debe asumir mas roles que nunca y la sociedad le exige que además de ser una excelente profesional, sea ama de casa (el hombre humildemente hemos de decir que no ha evolucionado en la medida en que la circunstancia se le exige), excelente madre, excelente esposa; y además tiene que estar guapa, simpática y con ganas de divertirse. ¿Cabria preguntarse si como ser humano, la sociedad no nos exige demasiado? Y hablo como mujer, y profesional en este instante.


¿Y qué tiene que ver todo esto con nuestra profesión de peluquería? Os preguntareis. Mucho, mucho, porque esa exigencia y esa presión nos obligan a darle en nuestros salones ese reconocimiento que la sociedad le niega.

Debemos hasta cierto punto desarrollar una labor social de desagravio, con la mujer. Debemos ofrecerle mucho más de lo que ella viene a buscar.


Debemos regalarle esa miseria de tiempo que le queda y que es “estrictamente suyo”, para sentirse bien consigo misma, con su interior, o lo que es lo mismo, con su existencia. Debemos “mimarla” de acuerdo a su sensibilidad. Y para todo ello debemos reciclarnos y debemos convertir nuestros salones en “Santuarios de Belleza”, auténticos Santuarios que le aporten además de la calidad, el servicio y la atención, el cuidado y el mimo a las nuevas “heroínas anónimas” del siglo XXI.



No obstante, no olvidaremos al hombre, al cual hay que darle también su tiempo en nuestros salones, cuidados, convertir el poco tiempo que pasa en nuestro salón en algo agradable, y actualizarlo con cortes, colores, desrizados de zona, aunque sea en su época de vacaciones. Hay que intentar este siglo que hombres y mujeres, en nuestros salones, lleguen a hacerse los mismos servicios, equiparar la mentalidad de nuestros clientes a los tiempos que estamos viviendo, que no igualdad, pues cada uno en su sexo, tiene su particular necesidad y gusto.

En los centros de peluquería nuestros clientes deben encontrar productos profesionales para la coloración de su cabello, tratamientos capilares, diferentes tipos de champú para tratar distintas necesidades, tratamientos varios según su tipo de cabello, maquillajes, productos de manicura y pedicura, cosmética en general y un largo etc.

Nuestro objetivo es cuidar la salud capilar y de la piel de nuestros clientes y, cómo no, evitar el autodiagnóstico.

También pretendemos demostrar a nuestros clientes que los peluqueros o estilistas son verdaderos expertos en la salud capilar y no sólo quien les corta el cabello. Nuestros clientes saben que siempre que tengan un problema pueden acudir a nosotros, los profesionales de la peluquería, y no al lineal de un supermercado.

Ese autodiagnóstico sería casi imposible en otros sectores, seria el equivalente a entrar en una farmacia y servirte tu mismo sin la ayuda de un profesional, o entrar en el mecánico y arreglarte tu mismo el coche con sus herramientas.

Influencias de moda son la parisina y la londinense; la parisina hace que tengamos una clientela, que apuesta por la armonía de la imagen la londinense, que su cabeza sea el centro de todas las miradas.

Qué duda cabe que los jóvenes y su rebeldía son los que cruzan los limites y fuerzan que la moda siga evolucionado. Sólo hay que fijarse en las tribus urbanas y lo mucho que han aportado a la moda. Aún siendo una minoría, sus peinados, su ropa o su maquillaje son fuente de inspiración para los cazadores de tendencias, que se nutren de ellos para seguir evolucionando.

Hay un peinado para cada momento: no se puede ir igual a una importante reunión de trabajo o para una fiesta desenfadada con los amigos. De la misma forma que no nos vestiríamos igual, entendemos que el cabello debe tener esa versatilidad que nos permita disfrutar de una imagen personal adecuada para cada ocasión.



Tenemos que personalizar nuestros trabajos y para eso necesitamos cierta información como su tipo de cabello, morfología facial y corporal, estilismo en la ropa, a qué se dedica... En definitiva, qué estilo de persona es y qué imagen quiere proyectar. Con toda esa información podemos diseñar la imagen más adecuada para su tipo de vida.



Necesitamos que nuestra clientela piense: “Si confío en mi peluquero para mi imagen confiare en sus recomendaciones para la salud de mi cabello”.

13 de agosto de 2012

CHICOS 2012:VUELVEN LOS CORTES DE PELO MAD MEN Y LOS AÑOS 50












Esta Primavera-Verano 2012 es tiempo de desempolvar del armario, una tendencia que aunque ha visto la luz, y de manera muy satisfactoria, en las pasarelas de todo el mundo, aun no había terminado de cuajar en el mundo de los cortes de pelo masculino: estamos hablando de los años 40, 50 y 60.
Gracias a la influencia de series como Mad Men y películas como Inglorious Bastards de Quentin Tarantino, la fiebre por este tipo de cortes y peinados ha ido “in crechendo” hasta el punto de convertirse en todo un “must” de temporada.

Maxi tupés desorganizados, tratados y fijados con la cera de definición flexible Art Maniac (Lendan) y laca Chic Fix (Lendan), que se realzan rebajando con máquina los laterales de la cabeza al máximo. Un toque moderno para un peinado muy clásico.




Al igual que el primero pero con menos volumen, no se peina hacia un lado sino que se prefiere hacia atrás y mucho mas pegado a la cabeza. La transición entre laterales y parte superior y menos acusada, así que podemos descargar con tijera…



… y la novedad está en usar la ralla para darle forma y patrón al peinado. Una medida muy clásica que sin embargo se ve bien acogida en este conjunto de propuestas, con la Espuma U Rock (rizos flexibles) o Twister (extra fuerte) según tus gustos. (Todas de Lendan)





Los cabellos rizados ven su oportunidad en forma de peinados semi-afro aunque no se prefieren las formas redondeadas del todo si no que, gracias a la ayuda de la laca, un pequeño flequillo que rompa la simetría del conjunto puede ser el detalle perfecto.






Los engominados y la raya vuelven. Se descargan los laterales a golpe de tijera y se prefiere más volumen en el centro para después, usando la raya, ladearlo hacia un lateral y tratarlo con cera para darle un efecto voluta. Con Water FX (Lendan) efecto mojado, o Superglue (fijación extra dura, Lendan)






Los graduales siguen siendo uno de mis favoritos: se descarga con maquinilla al principio, se mete la navaja para hacer la transición y con tijera se le da forma y volumen a la parte superior. Un pequeño y muy discreto flequillo hacia arriba y listo.



Para los más atrevidos, peinados mohicanos de pelo rizado que apuesta por maxi flequillos en pelo rizado y rebajar los laterales a maquina casi hasta un 1 para realzar más aun el efecto de volumen que se desea en la parte superior.


Los productos aquí comentados son todos de la Marca Lendan y de su familia “Hair to GO”